QUEJARSE ES LA POBREZA Y AGRADECER NUESTRA RIQUEZA


¿Qué es quejarse? Es pretender que lo que está aconteciendo sea distinto, por lo tanto me quejo y rechazo lo que acontece o lo que recibo en mi vida en ese preciso instante. Pero para que eso suceda en algún momento antes he tenido que decidir consiente o inconscientemente creer y pensar que me merezco algo diferente a lo que estoy recibiendo en ese preciso instante. Y como aquello no es como yo creo o pienso que debe ser, entonces me genera un fastidio sea pequeño o grande pero que luego me lleva a quejarme.

Aquel fastidio que nos genera esta incomodidad que sentimos dentro de nosotros, es simplemente el dolor de tener que aceptar que nuestras razones, creencias o todo lo que pensamos acerca de lo que debería ser, está equivocado, ya que en tiempo real la vida te dice otra cosa.

Si seguimos observando esto nos daremos cuenta que los seres humanos vamos por ahí pensando y creyendo que sabemos que es lo mejor para nosotros, sin percatarnos que honestamente no sabemos que es lo mejor para nosotros, ya que vamos por ahí decidiendo que es lo mejor y que no es lo mejor para nosotros sin querer experimentar en tiempo presente la oportunidad que te da la vida de conocer algo nuevo porque pensamos que ya lo sabemos.

Esta manera denota la gran arrogancia del ser humano de pretender saber más que la vida, diciéndole implícitamente a la vida “Vida, tú no sabes que es lo mejor para mí, yo si se” y con esta actitud le exigimos que nos de lo que nosotros pensamos es lo mejor, rechazándola y quejándonos de los que ella nos da momento a momento, pensando que la vida es injusta y reclamando nos de otra cosa.

Al no poder aceptar lo que pasa en nuestras propias vidas y pretender que sea de otra manera es como decimos implícitamente a la vida “no me gusta mi vida, quiero que me den otra vida porque no soporto esta” y si la vida fuera una persona seguro les contestaría algo como “no hay nada de malo en la vida que te doy ni en la de nadie, sino que justamente eso se llama vivir una vida humana”. Por eso desde una perspectiva más universal digamos así, no existe una vida más digna o menos digna que otras, todas son dignas de ser vividas, los problemas que nos pasan por el cual nos quejamos es porque no nos gusta nuestra propia vida simplemente.

Entonces quejarse podríamos decir según esta observación que viene de mi incapacidad de agradecer y no poder re-valorar mi propia vida, es decir no poder apreciar cualquier experiencia que este aconteciendo como algo de verdadera importancia en mi propia vida. Por tanto cuando nos quejamos lo que sucede es que no podemos valorarnos y entonces no podemos valorizar lo que recibimos en nuestras vidas y tampoco sentir el amor que la vida siente por nosotros dándonos lo que sea que nos dé, ya sea para seguir aprendiendo o para disfrutar.