EQUIVOCARSE ES SUPERARSE


Hay muchas cosas en el mundo que nos fastidian y nos parecen horrible la contaminación, la corrupción, el racismo, el machismo, la pobreza, la desnutrición, etc. Y es claro que nadie quiere eso en su vida, rechazamos todo esto para no tener que vivirlo, luchamos y castigamos eso para intentar que no crezca ese mal.

La gente decente y con moral o que al menos cree tenerla, le da hasta vergüenza actitudes como esta, piensan que no merecen atención de su parte porque piensas que eso es ajeno a su realidad. Pero cuando esa realidad llega hasta su realidad, piensa que alguien o incluso algo divino deberían hacer algo por corregir semejante barbaridad. Y no hay nada de malo en eso, pues nadie quiere eso tampoco, solo que simplemente no sabemos cómo hacerlo de otra manera juntos, sin tener que separar las experiencias en buenas y malas, experimentándolas solo como experiencias que nos lleven a un entendimiento del origen de aquellas acciones.

Equivocarse es superarse, así es la vida pero para eso tenemos que aceptar nuestra experiencia de estar viviéndola, poder experimentarla conscientemente, observarla tal como se presenta. Ya que normalmente emitimos un juicio sea de aceptación o rechazo de la experiencia en la que estamos viviendo y eso bloquea nuestro crecimiento,

Hemos crecido siempre con alguien que nos ha dicho que hay algo mejor o alguien mejor, que estamos mal, que no debemos equivocarnos, que es de tontos equivocarse, que el errar causa daños y en otros casos que pecar nos aleja de dios, entonces crecemos con la creencia que cometer un error es malo. Nadie quiere equivocarse, todos tienen miedo a fallar, a herir y eso es inevitable, porque equivocarse es una ley humana, digo humana porque quizá en alguna parte del universo quizá solo se le llame aprehender.

En equivocarse no está el problema que limita nuestro crecimiento, está en que la mayoría no quiere reconocer el error ( la experiencia), no quiere reconocer que hizo y en cambio buscamos muchas justificaciones y excusas de cómo podría haber sido mejor, o tapamos la falla, la minimizamos, la pasamos por alto, nos enojamos con lo ajeno, echamos culpa a otros, nos ponemos por encima del error diciendo que no era para tanto o por ultimo preferimos decir que nunca fue un error porque era algo inevitable o imposible, como sea parece que es mejor para nosotros encontrar una razón para no fallar que observar la experiencia , reconocerla, hacerla nuestra y percatarnos que no hay error para crecer.

Somos seres que tenemos miedo a vivirnos, porque en realidad tenemos miedo de lo que escondemos dentro de nosotros. En realidad tenemos miedo a ser nosotros mismos, a ser completos con nuestras virtudes y nuestros defectos, con nuestras limitaciones y potencialidades. Queremos que nos digan que somos buenos, cuando lo que importa es que seamos íntegros es decir honestos con nosotros mismos.

Tenemos que recordar que el universo ya es perfecto y no busca serlo, lo que quiere es experimentarse por lo mismo nosotros no tenemos que buscar ser perfectos porque ya lo somos. Hemos olvidado esto y por eso no tomamos en cuenta que equivocarse es importante y no permitimos hacerlo concientemente, sin el temor de que alguien nos diga algo, en lugar de dejar que nos encontremos transformándonos en nuestra propia experiencia y superarnos, crecer.