EL SERVICIO COMO INCREMENTO DE TU ESPIRITUALIDAD


¿Cómo puede entonces el servicio incrementar nuestra espiritualidad? Quisiera mencionar algunos aspectos, de entre los cuales he podido describir y recordar desde mi experiencia, partiendo de la premisa de que cuando unos sirve a algo superior o algo mas grande que uno mismo, dejamos de temer vivir y sentimos un sentido particular de confianza en la vida, una sensación de no estar a la deriva y una satisfacción de que estas cumpliendo con un propósito.

Entonces primero, el servicio nos lleva a reconocernos a nosotros mismos como voluntarios que hemos nacido en un planeta para colaborar una evolución natural que también es nuestra evolución, claro si decidimos sumarnos a ella.

El servicio nos ayuda a establecer valores y prioridades, distinguiendo el valor de las cosas materiales, que son pasajeras y el de aquellas cosas que son perdurables y trascendentales. El servicio nos hace valorarnos desde una actitud de humildad que nos permite sentir nuestra esencia y reconocerla para valorar a otros. Es en esa sencillez de dar a otro que encontramos sentido a nuestra vida y donde podemos percibir la voluntad desinteresada de nuestro ser, recordando en cada acto el servicio al propósito que hemos venido a prestar en este planeta.

De hecho, el servicio nos da un sentido de responsabilidad primero por nosotros mismos donde actuamos desde una actitud voluntaria y no de deuda de que alguien nos debe algo. Segundo sentimos un sentido de responsabilidad por nuestras acciones en la comunidad que estemos, comenzando a ver más allá de nuestros intereses personales, sobre todo en un mundo que piensa ¿Y qué provecho saco yo de todo esto? Percibiendo una mentalidad de beneficio mutuo o de cooperación, donde quizá la pregunta que se harían seria ¿ Y cómo hago yo para cooperar más con el mundo? que finalmente el beneficio común lo percibieran como beneficio propio.

El servicio nos saca de la depresión, nos hace sentir vivos, ya que nace de una voluntad del corazón por estar aquí, por vivir, por expresar la vida. En cambio el que está en depresión es porque perdió la voluntad de vivir, por lo tanto no tiene deseo de expresarse, no puede reconocerse como una expresión de esa vida, no puede desear servir, entonces tampoco puede vivir ni vivirse el mismo.

La madre teresa de Calcuta en una de sus frases celebres dijo que “el que no sabe servir no sabe vivir” pues dijo bien ya que el saber vivir es la sabiduría y se consigue a través de la experiencia, es decir de la acción y el servir es la forma en que se expresa la voluntad de esa acción, entonces por eso si no accionas tu servicio no tienes voluntad de vivir por lo tanto no vives.

El servicio nos da poder, nos impulsa a devolver y conferir el poder a cada persona, regresándoles a otros la voluntad de vivir y dando la oportunidad de que otros expresen su servicio también.

Cuando servimos a alguien desinteresadamente, le estamos dando la oportunidad de expresar también lo que tiene para dar, todos tenemos siempre algo que dar, hasta el más pobre siempre tiene algo que dar porque lo último que se pierde es la voluntad.

Servir a alguien o algo desde tu honestidad nunca te hará perder poder, ni valor personal, al contrario lo incrementas, aunque hayas servido a tal causa justa no hayas alcanzado los resultados esperados, siempre ganaras porque en realidad todo ese tiempo te estuviste sirviendo a ti.

El servicio empodera a la persona que lo ejerce, por que nos re-valora, porque solo alguien poderoso es alguien que entrega, que da, que no necesita quitar, ni sustraer de nadie el poder que ya tiene.

El servicio nos da humildad y nos ayuda a mantenerla nos ay