El AYNI COMO GENERACIÓN DE VALOR PERSONAL


En el mundo Andino, todas las relaciones son bi-direccionales y los seres humanos debemos compensar el amor y alimento ofrecidos por la Naturaleza. Esto se ejerce mediante la sacralización de todo aquello que tomamos de la Naturaleza y el respeto hacia todo y todos, unido al agradecimiento y a la compensación a través del cuidado y la preservación de la vida.

AYNI es una palabra quechua que significa cooperación y solidaridad recíproca.

Más que una palabra, es una forma de vida de los pueblos originarios; Americanos en general y Andinos en particular, que se manifiesta como relaciones sociales basadas en la ayuda mutua y reciprocidad.

Vivimos en un mundo donde se sabe el precio de todo pero no se sabe el valor de nada, mientras más acumulamos cosas pensamos que tenemos más valor, cuanto más tengo más valgo, es lo que la sociedad de consumo nos ha hecho creer.

Pero el valor no tiene que ver con las cosas, de hecho al universo no te mide por las cosas materiales que das, ya que las cosas en este universo dual en el que coexistimos con otros seres, las cosas están solo para ser apreciadas ( dar valor) o despreciadas ( quitar valor).

El que más da es el que más tiene, pero no el que da más cosas materiales, si no el que da más de lo que es uno mismo, de lo que “ es”, y eso está dado por el valor que cada uno tiene de sí mismo. Por ejemplo una persona rica puede regalar muchas cosas valiosas, pero no por eso tiene más valor que una persona que entrega de lo poco que tiene y lo comparte, todo depende del sentido del valor que tengamos dentro cada uno. Por más pobre materialmente hablando, siempre tenemos algo que dar y eso es nuestro valor, que puede ser traducido en una cosa, una acción o un servicio.

Nosotros comúnmente decimos gracias pero como una acto de educación más que de una profunda valoración de reciprocidad o agradecimiento. Las gracias terminan siendo solo una formalidad sin sentido para la vida, si no hay una valoración que resignifique lo que recibes en tu vida. El sentirse agradecido hace que nuestra vida tenga aún más valor y podamos también valorar otras vidas, pero cuando no sentimos este agradecimiento, entonces nos quejaremos de otras formas de vivir, porque en realidad lo que pasara es que no nos agradara nuestra vida ya que no la valoramos, por lo tanto en algún momento tarde o temprano depreciare (quitar valor) a otras vidas. No se puede apreciar ni dar lo que uno no ha generado en su interior.

La deuda es un vacío energético que lo genera el que da de más, “ yo siempre doy y doy , y no recibo nada a cambio”, el conflicto lo crea el que da, crea un dependencia, piensa que está pagando una deuda. La deuda es algo que generamos en “nos dieron de más y ahora no sé cómo devolverlo” es algo que generamos energéticamente por una necesidad de dependencia de otros. Nuestra economía (el corazón) se basa en un sistema deudor, así como la mayoría de las relaciones dependientes en nuestras sociedades. El que tiene problemas emocionales tienes problemas de economía, que es un problema del dar y recibir, que representa el corazón. ¿Cómo está tu equilibrio de dar y recibir en tus relaciones?